miércoles, 18 de marzo de 2015

Soy rara, capítulo I: problemas de ser maja por la vida.

Este es mi blog. Bien, a esa conclusión habíamos llegado todos, digo yo.

Pero una de las funciones del blog es el autobombo desmedido al ego y por ejercicio puro de desahogo, porque llevo unos días un poco raros, (y espero que sentido del humor, porque ese es el fin real del post) hablaré de mi mismamiento en cómodos capítulos, el de hoy más concretamente de cómo el mundo no está preparado para la gente maja. Aunque este post va a dedicado al grupo de Bloggeras por el mundo, porque nos lo merecemos.

Los malotes de mi colegio no bailaban... muchas espectativas y tan pocas realidades...

Lo de ser maja me viene de lejos, de eso que un día una infiltrada en el grupo de los malotes del colegio le preguntó a los malotes qué opinaban de las tías de clase:

-Y qué pensáis de Fulanita?
-Esa? Esa es una p***! (sí, los niños de 14 años de entonces no distan mucho en algunos comportamientos de los de ahora)
-Y Menganita?
-Esa es más p*** que Fulanita
-Y de Hellen?
-Mmmm esa es maja.

La infiltrada me trajo la información para rabia de Fulanita, Menganita y el resto de nominadas como p***s por 4 tarados que supuestamente eran molones... supuestamente.

Y ahí empezaron los problemas. Por que ser maja te da 3 situaciones en contra:

-Parece que tienes que aguantar gilipolleces de todo el mundo (o pierdes puntos de carisma)
-Parece que quieres algo de todo el mundo
-Seguramente tu carácter este mediado por el entorno.

Bueno... pues nada, otra parida de otra persona que se cree con derecho...

Ejemplo de la primera situación. Tiempo ha, me gustaba un chico, el problema es que la que pensaba que era mi mejor amiga era... poco proclive a la discrección y a la lealtad de secretos entre amigas, y se lo dijo a la novia psicótica que se echó en aquel momento dicho muchacho. Así que la conversación de entrada fue algo tal que así:

-Con qué tu eras la zorra que estaba por mi novio, eh?!

El novio mirando al suelo, que será tu amigo, pero claro, pero sí él no la dice que se corte un cacho el público tú, como amiga tienes las de perder y lo sabes, y pasas por el aro porque te sabes en la edad del pavo y antes o después ambos tenemos que salir con un ser imbécil... pero tú, que eres maja, le rompes la cabeza? No, lo llevas con elegancia, como diría Marc Giró.

-Pueeeeees... sí, creo que soy yo.

Total, que tras una partida de billar y un par de botellines, el ataque vuelve:

-Pues para ser una zorra eres bastante maja...
-Pues viniendo de tí me lo tomaré como un cumplido

Rebota, rebota y en tu culo explota... muy maduro todo.

Problema de la gente maja. Hay gente que quiere gente maja en su vida, y hay gente que dice querer gente maja en su vida. El problema de la gente que dice querer es que no está preparado para la majez, porque la majez mental es como la elegancia, pasas por muchos estados antes de llegar a ella, lo cual no te da derecho para poner a prueba la majez ajena, porque nadie te pone a prueba a ti, y porque la gente no tiene el deber de aguantar tu falta de majez con elegancia, solo porque ellos la tengan. Se puede ser majo, de nacimiento, pero es un superpoder a desarrollar.

Así que si eres majo, entiende que tu función social no es aguantar lo agresivo pasivo ajeno, tómatelo con humor y en cuanto puedas, mutis por el foro, que para tratar con esto hay gente preparada en psicología y muchos de ellos, en paro. Si quieren atención, que se monten un circo y cobren la entrada.

¿QUE YO QUIERO LO QUÉ?! Tío estás fatal...

Segunda situación. Quieres algo de todo el mundo, por eso eres majo. Me pasó el otro día, pero no es la primera vez que me pasa. Llego a un mostrador de un edificio oficial administrativo. 

-Hola, buenos días- digo yo con una gran sonrisa en el gepeto, porque si el sol brilla, los pájaros cantan y hace un frío de narices que te tersa la piel como a Carmen Lomana, ¿porqué no vas a sonreir?
-Buenos días
-Venía a entregar estos papelitos.
-Muy bien, tiene cita.
-No, lo siento, es que no me cogen el teléfono y he decidido venir e intentarlo directamente. 
-DNI por favor.
-Sí, aquí tiene...

El señor apunta mi nombre y mi dni y a hacia la planta a la que me dirijo. Me lo devuelve, le doy las gracias y cuando me dispongo a irme me dice:

- Una cosa tú siempre eres así?



Ya sé como termina la frase, porque la primera vez era ¿así de alta?, ¿así de tonta?, ¿así de friki?... la frase termina con un "o eres así conmigo?".

-Soy así, hasta que se me acaba la paciencia.- dije con voz ligeramente más grave y seria.

Por alguna extraña razón, que supongo que estará sustentada en una experiencia negativa en el mundo masculino, la gente maja no es maja, es aparentemente maja, sólo es maja porque quiere algo, luego se le pasa. Claro, el true majo, vive la problemática de que es majo, no finge, sólo quiere no ser un borde de mierda y ser educado y amable, porque sí, sin ninguna razón.

Pero el hecho de que entre por la puerta y sea amable para pedirte un favor sexual, así, de golpe y porrazo... Debo tener cara de ser impresionable fácilmente...

Majo, si te pasa esto, respira, y cede en el majismo un momento. Que seas majo no significa que no tengas carácter y mucho menos, que no puedas despiezar un cuerpo con un hacha, con Manowar de fondo. Hay maneras sutiles de dejar esta habilidad clara sin perder la elegancia.

-Putín, las encuestas dicen que no hay gente maja en Rusia...

Tercera situación. Hace 3 años la frase más repetida fue "tu no eres de Madrid, no?". Oye, pues mira, sí, de nacimiento, gata por parte de padre, manchego andaluza por la de madre...

-Pues va a ser eso.
-¿?
-Eres muy maja para ser madrileña

TÓCATE LOS PIES (para realizar el estiramiento). He aquí que me he topado con sociológos y estudiosos que han comprobado, tras un estudio amplio de campo que en Madrid, no hay gente maja, y si la hay, es porque o no son gatos, gatos (hijos y nietos de madrileños), o no beben agua del grifo (digo yo), porque el madrileño per se, no es majo. Vamos, hombre, no hay ni uno... Porque todo el mundo sabe que los madrileños somos unos chulos, los catalanes unos agarrados y los andaluces unos viva la fiesta. Pero no estamos generalizando ni estereotipando, noooo... casi.


Yo como soy medio gata, pues soy medio maja... o algo.

Amigos majos, un majo es como una seta, sale donde le da la gana y tiene un cultivo para ello. No tiene que ver con el carácter heredado, ni nada, eres majo porque te sale ser así, y punto pelota. Regionalizar la majez es una tontería como un pino. O qué pasa? Que no hay gente borde en Andalucía? O gente simpática en Cataluña? Un poquito de elegancia, amigos!

Conclusión, por estas razones la gente maja se vuelve borde, en vez de todos tener más mano izquierda con la estupidez, hacemos cambiar de comportamiento a la gente maja. Tenedlo en cuenta cuando os encontréis a un borde, a lo mejor no lo es, a lo mejor tiene un día de encontrarse demasiadas tonterías: los majos también nos enfadamos.

4 comentarios:

Miss Potingues dijo...

La que es maja, es maja, y si el otro se piensa que quieres algo por ser maja, es su problema; si te tocan los cascabeles por ser maja, no tienes por qué aguantar que una psicótica te llame zorra, puedes vacilarla majamente o pasar de su jeto con majez; y el problema no es que el mundo se crea que ser majo es querer algo, es que eso de tener todo el día la naríz metida en el móvil o cualquier otra pantallita ha reducido las habilidades sociales hasta el punto en que sólo distinguen dos caras: la de perro, que es la standar y vale para cualquier transacción; y la que tener sonrisa que interpretan como invitación a algo.
Sí, a que salgas más y socialices, y el móvil guardado en el bolsillo, amiguete, que buena falta te hace.

Y luego, que si las relaciones no funcionan, que la amistad a partir de determinada edad es más difícil, y chorradas varias...paparruchas!!!

Más calle, más cañas, más risas, y menos tontería.

De maja, a maja (con una vena vikinga más maja todavía), y tiro porque me toca.

Muaks, hermosa!!(y sin querer nada de nada, tú)

Gadirroja Lapinturera dijo...

Claro que hay gente borde en Andalucía! (jajaja, aquí defendiendo el borderío de mi comunidad abanderadamente. Allá la peña, y sus prejuicios: la maja tiene que estar por encima de ellos, la majez es lo que tiene!! :)
Un besazo!

Adaldrida dijo...

Post brillante. Gracias, maja :)

madia leva dijo...

Este post me ha dejado claro lo maja que soy