viernes, 31 de julio de 2015

Pilateando

Por culpa del calorazo que hace y la baja tensión, he tenido que dejar las clases del gimnasio que hasta ahora acostumbraba, tanto de aerobic, como de gap y bodyfit como el cardio.

Ahora voy a Pilates. Hay que probar cosas nuevas.

Esto parece fácil, pero te deja los abdominales hechos fosfatina.

Pilates puede parecer un tipo de ejercicio "para abuelas", de hecho es de las clases con perfiles de edad más altos y con más mezcla de sexos en la que he estado, pero quiero deciros que tras la primera clase determiné que esto podría perfectamente llamarse Pilatos: seguro que si lo hace un niño muere... o no.

El Pilates es una combinación de "gimnasia de toda la vida", de esa de vídeos de gente con pinta de sueca y chandals ochenteros, con estiramientos y yoga,  pero quiero comentaros la experiencia por si alguien se plantea hacerlo, que sepa de qué va.

Uno de los puntos fundamentales del Pilates es la respiración y el control del movimiento, es muy importante que en cada movimiento controles cuando inspirar y cuando soltar el aire de manera lenta y progresiva a favor del movimiento, que también debe ser lento y calculado, que es lo que realmente provoca el esfuerzo, la postura en cada momento es esencial y es un buen corregidor postural.

 Ójala...

Otro punto a destacar es que frente al desarrollo de la flexibilidad que tiene el yoga, el pilates además de desarrollar (en menor grado) esta destreza, también desarrolla la fuerza y el equilibrio y además es un ejercicio estupendo para prevenir dolores de espalda. En los ejercicios de estiramiento de espalda, trabajar el concepto "vértebra a vértebra" ayuda mucho con ese problema. Es muy importante la concentración en el movimiento, en la respiración y en lo que andamos haciendo, como si fuera un reloj: para que una manecilla se mueva bien, muchos engranajes deben activarse de manera concreta.

También es un ejercicio fácilmente modulable, porque como implica mucho de autocontrol y autodestrezas, llegas hasta donde puedes,  y eres tú mismo el que te pones el límite. No es un ejercicio como el yoga, el pilates implica un mayor movimiento, y este debe ser controlado y no dejado al azar. Eso quizá sea la explicación de que haya tanto rango de edad: cada uno decide hasta donde llega y cuantas repeticiones eres capaz de hacer.

 Otro de esos ejercicios que parecen fáciles pero te puedes ir al suelo por menos de un pimiento. Y como veis, también desintegrante.

Entre las ventajas, porque me imagino que estaréis esperando que os diga alguna para justificar porqué me hago esto después de quejarme tanto, está el hecho que es un ejercicio intenso, pero no es de cardio, así que la sensación de cansancio y las posibilidades de que te dé un bajón tensional son menores.

 Otra ventaja es que a partir de que tomé la famosa medicación contra el acné que tuve, que tanto te seca la vida (y no sólo los granos) perdí bastante flexibilidad, que es un contra importante cuando estas acostumbrada a ser más flexible (anda que no lo notas si eres de esa gente rara con tendencia a sentarse tipo flor de loto siempre que puedes). Esto ayuda también.

Tenía que haberme apuntado a Piratas... parece mucho más divertido y seguro que es una profesión con futuro.

Dicen que el hecho de empezar todas las posturas controlando que el abdomen esté lo más pegado a la espalda posible, ayuda a mejorar el suelo pélvico. No puedo decir si hasta ahora eso me ha supuesto una mejora a nivel "dolores de tripa típicos de las chicas", porque este año es un año atípico de calor y me trae muchísimos problemas a muchísimos niveles, pero veo que al menos no me muero tanto como se supondría... supongo que eso es bueno... creo.

Se supone que al menos, corrije la tripa antes que otros ejercicios y de paso, mejora el trasero... yo llevo un año de mejora continua en este aspecto, así que tampoco podría decir si esto es cierto, pero dado que hacemos muchos ejercicios de suelo que implican resistencia de piernas, es coherente que pueda ser así.

Y vosotr@s, también cambiáis hábitos con el calor? Habéis probado el pilates? Buen fin de semana.

4 comentarios:

Gadirroja Lapinturera dijo...

Quien piense que el Pilates es de abuela...es que no lo ha probado! Jajaja
Como muchas otras cosas en la vida, todo depende de la profundidad y dedicación con que se practique. Además, hay varias modalidades, así que efectos y dificultades también dependen de esto...pero seguro que Miss Potingues nos lo explica mejor, que es la que sabe!
Besos!

Miss Potingues dijo...

Ay, amiga, que me has pinchado en la profesión. Vamos a sacar cositas:
1.- El pilates es para todo el mundo. Las sesiones pueden ser desde lo más suave a que en 15 minutos tengas a la más pintada de rodillas pidiendo clemencia. Todo depende de cómo se plantee el tema. Pero si se quiere trabajar, se trabaja, y mucho.

2.- Los niños no mueren. De hecho, los iños deberían hacer pilates, porque el sedentarismo, el tener la cabeza metida en la tablet todo el día, y los mochilones que llevan les están destrozando la espalda. Además, se lo suelen pasar muy bien si sabes llevarlos.

3.- El pilates mezcla movimientos y ejercicios de yoga, danza, boxeo, y gimnasia militar. Y no flexbiliza menos que el yoga, sino que lo hace de forma diferente.
Mientras que el yoga busca forzar la articulación (cosa de la que habría mucho que hablar, pero no voy a entrar en el debate), el pilates lo busca a través de la movilización segmentada, concatenada, y controlada, y fortalecimiento de musculatura profunda.

4.- El pilates es un ejercicio consciente. Esto, aparte del tema de controlar la respitración, quiere decir que requiere concentración y estar pendiente de qué mueves en cada momento y por qué. No es como otro tipo de entrenamiento en que, mientras te matas a hacer sentadillas, piensas en lo que te vas a poner mañana.
En realidad, los principios del pilates se pueden aplicar a cualquier tipod e entrenamiento, y lo más curioso es que ese entrenamiento se vuelve más efectivo. Las últimas líneas de trabajo van por ahí.

5.- El pilates no es un ejercicio en el que haya que llegar a X repeticiones, sino que consiste en que, las que hagas, estén lo mejor hechas posible. Lo que importa es el camino, más que la meta. Si llegas a la meta, genial, pero la idea es esa.

6.- Yo también me hubiera apuntado a piratas, seguro que resultaba interesante, jajaja!

7.- El tema de pegar el abdomen a la espald. Es una expresión que está muy bien, pero no es del todo correcta, porque, si contraes abdomen, pero no trabajas la contracción de esfínteres, te lo dejas a medias.
La idea es tipo cremallera: primero cierras abajo, y luego contraes abdomen. Cuesta más hacerlo, cuesta más controlarlo, cuestan más los ejercicios, en algunos se te soltará, pero no pasa nada. Se trata, simplemente, de irlo trabajando para reforzar suelo pélvico.
Yo te recomendaría, sobre todo, tener esa precaución cuado haya un movimiento en el que el tronco se acerque a la cadera (tipo crunch abdominal de toda la vida) En ese acercamiento, cierra abajo, y suelta el aire al realizar "el pliegue". Así evitas que el movimiento empuje las vísceras hacia abajo, y cause el efecto contrario (que el suelo pélvico se vaya debilitando)

8.- Todo lo que tiene que ver con las funciones orgánicas que sucede en el abdomen, mejora con el pilates: la respiración, los temas menstruales (ya sean pre, on, post), los temas intestinales, y hasta las digestiones pesadas.

Sobre todo esto, podemos estar horas hablando, pero tampoco se trata de que me marque aquí una tesis. Si tienes alguna duda, me dices, y, en lo que te pueda aydar, aquí estoy.

Besotes, guapa!



Angie dijo...

Veo abuelas en el parque haciendo taichichuan, en la hierba,me hace gracia cuando cogen la pelota invisible. Ánimo! Piensa que sí vas a tu Nirvana clorado también haces ejercicio y ayudas a la espalda!

Angie dijo...

Veo abuelas en el parque haciendo taichichuan, en la hierba,me hace gracia cuando cogen la pelota invisible. Ánimo! Piensa que sí vas a tu Nirvana clorado también haces ejercicio y ayudas a la espalda!